LA  REVOLUCIóN DIGITAL DE LA

INTERIORIDAD

ACTUALIZA TU VISIÓN

ANALISTA.png

Formamos analistas programadores que se desenvuelven y operan con inteligencia, velocidad y eficacia en el fascinante territorio mente-máquina, a través de la imaginación digital

Ya lo sabes, todos los oficios han entrado en una profunda y vertiginosa transformación y muchos desaparecerán.

La mayoría de las profesiones del futuro se están creando hoy y deberán contener en su ADN los genes de la constante mutación.

No se salvan de esta gran revolución  las antiguas disciplinas de tratamiento y cuidado de la interioridad humana. En el sector es un debate instalado hace tiempo.

Si eres un profesional que acompaña a otros en su camino de cambio y mejora personal, sabes que tus prácticas pueden tener los días contados si no aprendes a relacionarte y trabajar con los entornos inteligentes en los que nuestras vidas vivirán inmersas, el nuevo planeta Big Data y el reinado de la Inteligencia Artificial.

Photo by Kevin Grieve on Unsplash

La PROFESIÓN

FUTURA DEL

DESARROLLO

PERSONAL:

analista programador

en imaginación digital

About  vadim kaipov's photo on Unsplash

Los 3 grandes desafíos en 3 grandes preguntas que cualquier profesional del

desarrollo personal y la interioridad humana deberá resolver:

- ¿Cuáles son los datos más eficaces que se deberán obtener en una sesión o entrevista?

Cuando compite con la inmensa información del Big Data que las tecnologías inteligentes gestionarán sobre esa persona.

- ¿Cómo alcanzar  niveles de análisis e interpretación de datos originales y efectivos valiéndose de la intuición, inteligencia y experiencia profesional?

Cuando compite con el poder de análisis e interpretación de datos de  inteligencias artificiales que trabajan con un Big Data inabarcable.

- ¿Cómo ofrecer propuestas de cambio y mejora efectivas, es decir... ¡Algoritmos!?

Cuando compite con los algoritmos de mejora que desarrolla una aplicación inteligente, altamente precisos y basados en la abundante información que poseen sobre la persona consultante.