“Protocolo emoji” Un automatismo superable. Digitalízate para tí.



Sobre cómo te digitalizas segundo a segundo para las máquinas. Una reflexión para comprender que la Imaginación 3.0 te lleva por el camino de la autonomía digital.


A cada momento ¡digitalizas cosas de ti. Pero no eres muy consciente. Lo haces de manera automatizada. Te conviertes en dato. Es lo que hacen las máquinas. Ellas lo hacen por medio de sensores biométricos. Estos son transductores que transforman un rasgo físico y concreto de un ser humano en una señal eléctrica. Toma diferentes estímulos energéticos (luz, temperatura, velocidades, etc.) hasta convertirlo en datos que pueden leer las máquinas.

Pero ¿a qué nos referimos con que tú te digitalizas a cada momento aunque no seas consciente de ello?

Para explicarlo le llamaremos Protocolo Emoji y seguramente te va a resultar altamente familiar.

1. Un día cualquiera estás con algún dispositivo (móvil, tableta, ordenador) y tomas la decisión de comunicarte con alguien. Pongamos que por móvil.

2. Lo tienes en la mano. (Ya estás mediando tu comunicación con tecnología, será tu conversor de datos físicos a datos digitales)

3. Entablas conversación con un ser querido por whatsap y escribes: ¿cómo estás?... etc. etc. y recibes, pongamos, una respuesta. Hola! bien!.... y mantienen un chat.

(Para que esto se de, ambos han escrito letras, que la máquina procesa como datos y al mismo tiempo envía al interlocutor. Este los recibe al instante porque tu móvil los ha enviado como paquete de datos digitales que viajan por la red telefónica etc. etc.) El asunto es que ha habido un saludo y comenzó una conversación.

4. Digamos que detectas, te haces consciente de que te alegras de esto y quieres compartírselo a tu colega. Todo en cuestión de segundos..

(Como ves, acabas de convertir tu estado sensible, una emoción, en dato consciente: ¡estoy alegre!)

5. Comprobado esto, tomas la decisión de comunicárselo. Pero claro, sigue estando en otra parte. Tomas otra decisión: ¡le voy a decir que le quiero!

6. Le podrías decir: “me siento alegre por estar hablando contigo” “confirmo que hoy también te quiero”, etc. Decides elegir otro medio para manifestarle tu cariño.

Tienes que tomar otra decisión porque el móvil te ofrece varios medios para representar tu estado de ánimo: foto, audio, video, representación gráfica, texto.

10. Eliges, por ejemplo, uno entre varios medios expresivos porque está mejor codificado: los emojis. Desechas los demás, texto, video, audio, etc.

11. Pero tienes que tomar otra decisión: entre todos los emojis ¿cuál elegir! Pues el que exprese mejor lo que sientes. Así que, pongamos que tomas otra decisión: elegir uno entre todos los que hay (el corazón, el rabioso, el tierno, el durmiendo, el enojado, etc.) Y pongamos que eliges el ¡Corazón rojo! Que generalmente representa algo así como ¡te quiero! y encierra cierto grado de efusión, de pasión.

14. Una vez lo seleccionas, haces un clic para enviarlo a tu línea de texto y haces otro ¡clic! para que lo reciba tu colega.

15. Eso, convertido en paquete de datos, viaja en milésimas de segundo, la aplicación de su móvil lo descifra y lo convierte en un corazón idéntico al que tienes en tu móvil.

16. Un ¡corazón rojo! aparece en el lugar de texto de la aplicación que están usando y tu colega lo ve y se alegra comprobando algo que traduce como: “me dice que me quiere, qué bueno”!

20. Conclusión: han actualizado su cariño en milésimas de segundo habiendo transformado una emoción o sentimiento en algo digital que puede viajar entre máquinas. Esta digitalización les ha producido a ambos una experiencia placentera y agradable en apenas segundos. Lo digitalizado actuando sobre lo emocional.

¿Cuántos automatismos digitales usamos a diario y viajan por el universo de las máquinas?.

En Imaginación 3.0 entrenamos en el conocimiento digital profundo y en el uso de tu digitalización pero como herramienta de autonomía y autonococimiento.

Ni es la digitalización que producen las máquinas de ti por medio de sensores biométricos, ni es la digitalización que hacemos a diario introduciendo datos sobre nuestra vida en múltiples aplicaciones para comunicarnos o expresarnos.

Lo nuestro es un camino riguroso de digitalización que te abre a una experiencia profunda de autonomía, libertad y emancipación.

El uso de datos y algoritmos para reprogramar nuestra vida y optimizar la vida actual es la nueva alfabetización de la era digital.


18 vistas0 comentarios