Serás “Digorg” y padecerás ansiedad imaginaria y te la quitarás ejercitando tu imaginación digital

Actualizado: 5 de mar de 2020



“Llevo una vida en constante estrés, con presiones que a veces se me hacen inmanejables, responsabilidades que se vuelven extremas dadas las expectativas que hay sobre mis decisiones; me veo obligado, obligada a actuar con precisión porque parece que si no todo se desmorona. Parece que estoy siempre al borde del colapso. La incertidumbre cotidiana y la del mundo en general me producen vértigo y me desatan la angustia por inseguridad.


Tengo esa constante y aguda sensación de que el volumen de trabajo y de responsabilidades, no solo no cierran nunca, sino que aumentan diariamente.

Convivo con esa sensación cotidiana de no llevar las riendas de mi vida..."



Hay asuntos que pertenecen al orden individual y no hay que confundirse. Pero hay alteraciones que pertenecen a la situación global y tampoco hay que centrarlas en la mera responsabilidad individual.

Lo que en Imaginación 3.0 llamamos ansiedad imaginaria, pertenece al segundo grupo de alteraciones que padece una gran generalidad de personas se convertirá en la matriz fundamental de la perturbación que padecerá una gran parte de la población mundial.

La ansiedad imaginaria es la perturbación surgida de la relación que mantenemos con el mundo intenso de entornos y aparatos inteligentes.

Interactuamos con máquinas procesadoras de datos por cuyos flujos nos dejamos atravesar constantemente.

¿Qué va a querer decir impacto tecnológico sino esa dosis de info-experiencia que reciben nuestro sentidos y a la que nos vemos constantemente expuestos?

Recibimos altísimas dosis de realidad perceptiva en formato de imágenes, sonidos, textos, sensaciones, juicios, emojis, podcats, mensajes, entrando en el espesor de nuestro organismo de manera constante y a todas horas.

Somos Ciborgs (organimo compuesto por elementos orgánicos y artificiales (computacionales)) y seremos Digorgs: organismo” compuesto por elementos orgánicos y atravesado por “digitos”.


Pero nuestro sistema biológico, psicológico, humano, no estaba diseñado para procesar un impacto tecnológico de tal magnitud cuantitativa y cualitativa.

Colapsamos por sobreexposición digital.

El único ámbito que puede gestionar ingentes cantidad de datos, a gran velocidad para quedarse con una síntesis saludable de ellos que se pueda vivir, es la imaginación.

En Imaginación 3.0 entrenamos en adquirir capacidades aumentadas en sensibilidad, inteligencia e imaginación para poder transformar el colapso digital y la ansiedad imaginaria en una experiencia de autoconciencia y poder creativo de la propia realidad.

48 vistas0 comentarios
  • Instagram
  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black LinkedIn Icon

Creado con wix.com

© 2023 por el Grupo Axis